Category Archives for Profesores

Grandes pianistas tocan la sonata fácil en Do Mayor K545 de Mozart

Es realmente raro encontrar piezas “fáciles” de compositores clásicos tocadas por grandes pianistas. Mozart posee una sonata para piano en Do Mayor la cual es usualmente interpretada por jóvenes estudiantes de piano pues es comparativamente mas sencilla que el resto de las sonatas de Mozart. A continuación veremos primeramente a Daniel Barenboim y luego a Mitzuko Uchida interpretando el segundo movimiento de dicha sonata.


Que los niños escuchen música clásica mientras juegan

Otra manera de que los niños puedan ser introducidos a la música, adicional al hecho de hacerlos bailar composiciones clásicas, es hacer que escuchen música clásica durante sus horas de juegos.

Antes de que tus niños comiencen a jugar, haz una lista de piezas musicales clásica que te gustaría que escuchen con los nombres de los compositores; luego haz que ellos escojan una de las canciones. Cuéntales además, algunas pequeñas cosas sobre el compositor que eligieron para escuchar durante su hora de juegos. Pronto tus niños desarrollarán su propia preferencia musical y tendrán un conocimiento básico de los compositores.

Consejo: Asegúrate de tener una extensa colección de música para escuchar. Ten presente que varias piezas de los distintos periodos serán suficientes. Nos agradaría saber de otras maneras para seducir a los jóvenes a que escuchen este tipo de música. Si posees alguna esperiencia o idea al respecto puedes comentarla con nuestra comunidad a continuación.

La danza interpretativa o como bailar la música clásica con nuestros niños

Como otro modo de introducir a los niños a la música podemos hablar de la Danza interpretativa de la música clásica.

Si tus hijos están siempre en movimiento, inténtalos acercarlos a la música clásica mediante la danza interpretativa. Esto puede ser estupendo para que los niños se concentren en la música en sí misma. Enséñales a que escuchen música y que bailen del modo en que ésta los hace sentir. Y ustedes, padres, ¡bailen con ellos también!; no sólo es divertido sino que es física y emocionalmente estimulante. Con este tipo de ejercicio el niño aprende que la música clásica puede ser divertida, y no, como muchos creen, aburrida de escuchar.

Importante: Intenta elegir melodías contrastantes y observa cómo reaccionan los niños. Asegúrate de decirles qué pieza es y por quién fue escrita, nunca sabrás que cosas recordarán los chicos a lo largo de su vida.

Modos de introducir a los niños a la música

Todos estamos de acuerdo que el aprendizaje y la apreciación musical en los niños es algo que debe ser estimulado y propuesto a los mismos. Lo que no se ha debatido adecuadamente son las diversas estrategias que podemos ensayar para introducir a los niños a la música. Se nos ocurren algunas:

1. Léele una historia que tenga banda sonora, en lo posible música clásica.
Cuando le lees un cuento a tu hijo, escoge una pieza de música clásica que coincida con las emociones y acciones del libro. Elegir la música debería ser algo bastante simple, pero sólo como referencia te en cuenta que colocar el “Dies Irae” de Verdi a una historia relacionada con un niño jugando alegremente con su padre no es una buena idea. Practica leer la historia en voz alta, con la música encendida para tener una rápida idea de la coordinación entre melodía y lectura. Luego de que te hayas acostumbrado a leer a tiempo con la música, diles a tus niños que tienes una sorpresa especial para ellos. Léeles la historia de un modo “nuevo” y seguramente quedarán encantados.

Consejo: Recuerda siempre utilizar la misma melodía para cada cuento; de este modo se fijará más rápidamente en la memoria sensitiva del niño. Por ejemplo, si les has leído “La pequeña locomotora” de Watty Piper junto con la Sinfonía No. 94 de Haydn, cuando les leas el cuento nuevamente utiliza la Sinfonía No. 94 del mismo autor. Cuando los niños crezcan, cada vez que escuchen esa melodía automáticamente recordarán los buenos tiempos que compartieron contigo cuando les leías.

Pronto colocaremos mas consejos. ¿Tienes tú algún consejo sobre como introducir a los niños al estudio de la música? Si es así nos gustaría que lo comentes con nosotros.

Optimizando nuestra práctica de piano sin tocarlo

Una buena ejecución del piano consiste principalmente en movimientos automáticos. Este es el caso en donde la propia ejecución ha alcanzado la etapa de una auténtica fluidez. De hecho, tocar artísticamente es imposible hasta que gran parte de los movimientos son automáticos; esto se debe a que si uno está obligado a pensar en cada detalle de la ejecución, es imposible tocar con belleza y prestación. El lado mecánico de la interpretación debe volverse tan automático que los dedos sean capaces de moverse con precisión absoluta, incluso sin ser guiados por la mente consciente. Al respecto, recuerda nuestro artículo sobre tocar rápido el piano.

Independientemente de las razones por las que tú tocas el piano, el desafío se encuentra en cómo alcanzar ese estado constante de automatismo motriz. Es seguro que con repetición constante de las piezas musicales se adquiere; pero este está lejos de ser un método eficiente para hacer las cosas. Está garantizado que la repetición lleva a los resultados deseados, ¿No hemos observado que todos que esos hábitos automáticos se desarrollan más fácil y rápidamente en ciertos momentos que en otros? ¿Alguna vez te has detenido a preguntarte por qué? Si lo has notado, habrás descubierto que cuando nuestra mente estaba más distendida y relajada tan sólo se necesitaban un reducido número de repeticiones para lograr esta condición de automaticidad. Ésta es prueba suficiente de que la solución a la formación del hábito radica enteramente en el control de los propios pensamientos durante las prácticas. Si te es difícil mantener la concentración mientras practicas, probablemente necesites parar y descansar un rato. De otro modo tan sólo estarás gastando tiempo y agotarás tu propia paciencia, ni hablar de la de aquellos que te escuchan practicar (por eso es recomendable encontrar una buena ubicación para nuestro piano en casa).

La palabra “concentración” nos señala el camino. La concentración de los propios pensamientos no es difícil si se busca por el camino adecuado. Con el fin de hacértelo lo más fácil posible simplemente ubícate en una posición cómoda, siéntate del modo que más te guste, y relájate completamente. Si prefieres puedes cerrar tus ojos. Despeja tu mente de todo pensamiento; debes procurar mantener tu mente en blanco. Luego de haber pasado un rato así pon en orden tus pensamientos y piensa en cualquier cosa puntual, por ejemplo una escala. Para comenzar, tomaremos la escala de Do mayor. Repasa mentalmente cada una de las notas que la componen. Piensa por un momento cada nota y su tecla correspondiente. Imagínate a ti mismo tocándola con una mano; primero la derecha y luego la izquierda. En realidad, intenta ver la tecla y el movimiento de los dedos en tu mente. Asciende y desciende por la escala de este modo hasta que parezca fácil. Luego haz lo mismo con las otras escalas, tanto mayores como menores. Haz lo mismo también con la escala cromática. Cuando hayas pasado por todas las escalas mediante este ejercicio puedes intentar escalas en terceras, quintas, y octavas. Será entonces cuando estarás listo para encabezar el verdadero trabajo—concentrar los pensamientos en dos o más movimientos o acciones al mismo tiempo. Será difícil al principio, te lo aseguro; pero luego de poco tiempo será tan fácil como lo era el movimiento de una sola mano al comienzo del ejercicio.

Aplicando este mismo principio a tus piezas descubrirás que memorizar ya no será un problema para ti. Incluso aunque nunca hayas intentado este ejercicio directamente en el teclado, se reflejará, sin embargo, en alguna interpretación subsiguiente. Con apenas iniciarte en este ejercicio desarrollarás esos hábitos que, al principio, parecían tan difíciles de adquirir.

Para finalizar, observa tres modos de tocar la sonata Appassionata de Beethoven.

El piano de cuarta generación: Pianoteq

¿Qué es Pianoteq?
Pianoteq surgió de una investigación académica y resultó en lo que llamamos la cuarta generación del piano. Este es el primero y único piano disponible que pertenece a esta nueva generación. Con respecto a las generaciones evolutivas del piano, recordemos que las mismas son:

Primera generación: piano acústico (1698)
Segunda generación: piano electro-acústico (1929)
Tercera generación: piano con sonidos de pianos reales sampleados (1984)
Cuarta generación: piano cuyo sonido es modelado por el usuario (2006)

El piano de cuarta generacion

La primera generación de pianos comenzó con el piano de Cristofori en el año 1698 el cual encontró su apogeo hacia finales del siglo XIX con los pianos de cola acústicos. En el siglo XX fue seguido por la segunda y tercera generación: los pianos electroacústicos y los modelo samppleados; en estos pianos cada nota es una grabación de cómo suena el instrumento durante un momento específico de tiempo, y no se toma en cuenta la complejidad del mismo.

Pianoteq es el primer y único piano perteneciente a la cuarta generación, desarrollada con el fin de ir más allá de los límites de la tercera generación y de convertirlo en una herramienta versátil e innovadora. Es de hecho la primera fábrica de pianos virtuales ya que el usuario puede producir nuevas marcas y estilos de piano, al igual que copias de instrumentos históricos.

Recordemos que este es un piano virtual, es decir, para ser corrido en un ordenador y sobre el cual podemos realizar todo tipo de ajustes; desde cambiar la consistencia de los martillos para modificar el sonido hasta diseñar nuestra propia escala de largo de cuerdas.

Algunas características de este tipo de pianos

Intenso
El piano crea el sonido en tiempo real mientras tú estás tocando y tomas en cuenta todos los complejos factores que hacen del piano un instrumento vívido, tales como la interacción entre las cuerdas, el uso de los pedales, la cabina de resonancia o la posición de los martillos. Será como si tuvieras un verdadero piano en frente de ti… como si pudieras inclinarte sobre éste y tocar las cuerdas!

Pianoteq

Versátil
Estos pianos virtuales introdujeron nuevas posibilidades para ajustar el sonido del piano del modo que más prefieras. Cosas que hasta ahora estaban reservadas para los afinadores de piano son posibles directamente desde la interfase. En segundos puedes ajustar el sonido a un tipo de música en particular o cualquier estilo. Las muchas opciones pueden ser guardadas como una pista las cuales puedes compartir con otros usuarios de Pianoteq.
Expresivo
Todas las detalladas variaciones de timbres se encuentran en esta nueva generación, desde el pianissimo más débil hasta el fortissimo más fuerte. Lo que expresas sobre tu teclado en realidad será también lo que oigas. El sonido de incluso el pianissimo más débil es absolutamente puro, sin ningún ruido audible.
Conveniente
Gracias a su modesto sistema de requerimientos de hardware, es posible instalar Pianoteq en una laptop moderna, muy conveniente para el músico andante. Su extremadamente pequeño tamaño (8 MB) y su rápida interfase se traducen en un ínfimo tiempo de descarga. Tan sólo unos pocos movimientos con el mouse y comienzas a tocar.

Se puede instalar una versión de prueba desde este enlace.

Toca el piano tan rápido como puedas

Continuando con el artículo sobre el memorizar piezas de piano, debemos decir que una de las reglas de práctica que todos hemos oído una y otra vez es “Asegúrate de practicar lentamente”. Generalmente el resultado de esto es un sentimiento de inhibición, el cual se torna tedioso. Imagínate a ti mismo lleno de entusiasmo y anhelo por sentarte a aprender la nueva pieza. De repente, una voz de la oscuridad susurra: “¡No toques las teclas! Siéntate derecho, toca lentamente y a tiempo, cuida no agarrotar los dedos…” y tu sonrisa se ha ido.

El hecho es que al tocar el piano, cierta cantidad de práctica lenta y atención a los pequeños detalles es absolutamente necesaria. Pero hay algo que falta en el acercamiento a la música que muchos de nosotros hemos tomado; nos proponemos hacer música, y terminamos tocando grandes cantidades de ejercicios estériles, carecientes de vida. ¿Cómo podemos superar este problema?

Al aprender piano, primero que todo es importante recordar que la música surge a la vida mediante los matices dinámicos, diferencias en la ejecución, las formas de las frases y la vitalidad rítmica que es una parte importante del tiempo correcto. Estas cualidades se pierden en la práctica lenta y rígida de una pieza, y son tan esenciales como una correcta digitación, y no se consiguen sin un trabajo cuidadoso.

Entonces, tal vez debamos cambiar esa regla de “practicar lentamente” a “practica tan rápido como te sea posible”. ¡Pero aguarda! Esto requiere mayor discusión. La parte lenta de la práctica enseña a los dedos dónde deben ubicarse, y hace que aprender la obra sea mucho más sencillo. Pero para aprender cómo crear música, como hacer cantar a una pieza debemos practicarla a tiempo lo cual ayudará a revelar las relaciones musicales y las sutilezas de la forma.

Los pianistas
deben tener la oportunidad de experimentar con la digitación y el fraseo mientras practican; además descubrirán que no hay ni una pequeña chance de aburrirse al introducir en la práctica tantos elementos interesantes.

A mi me resulta conveniente, para mejorar mi técnica de piano, primeramente practicar lentamente (el tiempo suficiente) hasta aprender las notas y la correcta ubicación de los dedos. Luego es cuando debemos practicar lo más rápido posible; esto quiere decir, lo más rápido que podamos sin perder el control de lo básico que hemos aprendido en la práctica lenta.

Así es como podrías trabajar: toma un pequeño fragmento de la pieza; aproximadamente de cuatro a ocho compases. Luego practica lentamente. Una vez que te sientas cómodo con la música, aumenta el tempo. No esperes hasta que hayas practicado lentamente la pieza entera. De este modo, cada vez que te sientes a estudiar aprenderás una sección pequeña, la tocarás más rápidamente, y sentirás dentro lo que necesita para que adquiera vida.

La próxima vez que te sientes, sin que para ello haga falta se un prodigio, trabaja en los cuatro u ocho compases siguientes. Cuando ya hayas incrementado la velocidad del pasaje combínala con la primera sección. Ahora, comienza a entender cómo se relacionan las frases. Puedes introducir también, la idea de matices y dinámicos, y decidir que líneas son las centrales del tema. De hecho, ¡harás música más real y emocionante, incluso antes de haberte aprendido toda la obra!

En tanto y en cuanto sigas este método, probablemente cambies tus ideas respecto de cómo tocar la melodía mientras se van agregando secciones. Esto es parte del proceso de descubrimiento y experimentación. Los artistas de concierto están siempre re-interpretando, pues piensan continuamente en todos estos elementos. En conclusión toca tan lento como lo necesites; pero lo más rápido que puedas.

>