Revalorizando al piano acústico

Los principales problemas al elegir un piano acústico son problemas de practicidad, tales su capacidad de ser transportado o, en algunos casos, el alto precio. Por el mismo precio que comprarías un piano acústico no muy bueno podrías obtener un piano digital nuevo y de buena calidad. Esto puede traer una serie de problemas. Por ejemplo, aparte de cualquier ajuste que puede llegar a necesitar, la calidad general de sonido de un piano acústico barato puede ser bastante mala. Esto no sería un problema debido a las cuerdas viejas, sino que puede ser el resultado de un número infinito de factores posibles derivados de cualquier complejo mecánico del piano en mal estado. Otro problema común de los pianos viejos es que se le rompen las teclas y no funcionan en la forma en la que deberían hacerlo. También puede haber fallas o malfuncionamientos en el mecanismo que pueden ir desde molestias pasajeras hasta molestias constantes. Los problemas de un piano acústico de baja calidad o descuidado continúan infinitamente, y el piano puede necesitar una cantidad decente de dinero para el mantenimiento inicial, sumado al mantenimiento periódico, como la entonación de los martillos o si se encuentra en el tono La 440, lo que te hará perder grandes sumas adicionales de dinero.

También, debido a su peso y tamaño, un piano acústico le puede ocasionar problemas de lugar a las personas que viven en espacios angostos o elevados, tales como los dormitorios y algunos departamentos. Algunos edificios podrían prohibir los pianos, particularmente en los pisos superiores porque el peso y el tamaño del piano podrían resultar peligrosos para los inquilinos o para el edificio en sí. Esto también plantea la cuestión de portabilidad. ¿Tocas conciertos? ¿Te mudas frecuentemente? Para la mayoría de la gente, no es posible levantar un piano de 250 kilogramos, y mover uno a través de la habitación es todo un desafío. Si tu música tiene que estar lista para salir, tu gran compañero de madera no va a estar de acuerdo.

Los pianos acústicos también carecen de muchas de las características que presentan los pianos digitales hoy en día que pueden resultar valiosas para ti. Por ejemplo, el control de volumen podría ser necesario en un dormitorio o en un living cerrado. Los pianos digitales mas nuevos también vienen con una serie de funciones nuevas en el tablero, incluyendo la grabación en el aire, personalización de voz, metrónomo electrónico, hasta incluso se puede mezclar la música, y varias otras funciones que seguramente no tengas. Seguro también carezcas del beneficio de llevar tu música a la computadora, un simple conector MIDI llevará tu obra directamente a la tarjeta de audio de tu computadora sin ningún ruido ambiental y sin ninguna pérdida de calidad de sonido, lo cual seguramente superará a cualquier grabación hecha con un piano acústico piano y con un equipo de grabación disponible en cualquier tienda electrónica.

Con un acústico, seguramente estarás, por lo menos, en un cierto grado de inconveniencia. Aún, a pesar del gran esfuerzo que pusieron los fabricantes de los pianos digitales en sus productos, ninguno ha sido capaz de reproducir el verdadero sonido y sentimiento de un buen piano acústico. Primero, hablemos del sonido del piano. Para la mayoría de la gente, oyentes casuales u ocasionales de la música de piano, los sonidos resultantes entre un piano acústico y un piano digital son bastante parecidos e igualmente satisfactorios musicalmente. Pero escucha cuidadosamente porque hay una diferencia importante.

Un piano digital es el resultado de grabaciones de alta calidad de los sonidos hechos por un piano real en un cierto tiempo. Durante el proceso de fabricación de un piano digital, cada tecla de un piano de cola de concierto es golpeada un número de veces a velocidades variables y grabada con un equipamiento sofisticado para ser usada como sonido digital. Esto le dará al piano digital un rango de tonalidad suficiente y una calidad de sonido similar al de un piano acústico en diferentes dinámicas musicales. Pero una vez que las notas fueron grabadas y finalmente integradas al mecanismo del piano digital, nunca van a cambiar. A pesar de que la calidad del sonido es producto del arte, no se comportan en la forma en que debería porque son grabaciones fijas y este es el problema fundamental de los pianos digitales.

Un piano acústico utiliza una gama compleja de martillos, cuerdas, una caja acústica y otras partes móviles que funcionan interactuando entre sí. Esto significa que cuando cualquier nota es tocada, no es tocada con entera independencia, sino que está altamente afectada por el estado actual de todos los componentes del piano. Por ejemplo, tocar un acorde en un piano digital puede simplemente resultar en tres notas tocadas, grabadas individualmente, al mismo tiempo, mientras que en un piano acústico, las tres notas interactuaran entre sí a través de la tabla armónica y se convierten en un conjunto de vibraciones, produciendo un sonido diferente, más complejo y rico. Careciendo de esta calidad, los sonidos que salen de los altavoces digitales podrían resultar por lo general un poco aburridos e insatisfactorios para los aficionados del verdadero tono del piano.

Visto todo esto, finalmente la decisión es tuya.