Razones para aprender música de oído

Escuchar música es divertido; tocar música es más divertido aún; pero tocar música de oído es lo más divertido de todo. Si el intérprete está tocando algo que recuerda haber escuchado alguna vez, está tocando de oído. Pero la mayoría de los intérpretes que han aprendido a tocar con el método tradicional de leer notas en una hoja y luego tocan las notas en su instrumento, no han aprendido a confiar en sus oídos para decirles qué viene luego. En lugar de ello, recuerdan las notas por su nombre o por el nombre del acorde, o incluso tienen memoria visual de cómo lucen las notas en el pentagrama, o utilizan algún otro tipo sistema de memoria no musical. Naturalmente, esto voltea la atención del sonido de la melodía hacia el hábito de leer la partitura, y aleja al estudiante de la música en sí misma.

Practicar un instrumento no es siempre divertido. Eso dicen la mayoría de los niños que toman clases y muchos de los adultos que alguna vez han tomado clases pero “no querían practicar”. Pero la práctica es algo totalmente divertido para muchos otros niños. Escuchar música es divertido; y cuando escuchar música es la actividad principal en la práctica, entonces ésta se vuelve divertida. Esto mismo ocurre incluso con mayor certeza en los adultos que en los niños; los niños encuentran placer en el ejercicio físico e intelectual que involucra la práctica. Sin embargo, esto resulta divertido siempre y cuando se practique la música, y no los mecanismos de ejecución de la misma.

Las personas que tocan de oído son consideradas generalmente como poseedoras de un talento especial. Esto es una completa ficción. Ellos no tocan de oído porque son talentosos; en realidad ellos son talentosos porque tocan de oído. Estas personas utilizan sus oídos de modo tal que les dicen qué nota es la correcta y cuál no, y esta actividad constante desarrolla su habilidad para manipular los sonidos musicales.

  • Rosa Maria Saldivar Martinez dice:

    Juan Eugenio buenas tardes. te felicito. encontre tu comentario al intentar buscar orientacion sobre que debo hacer para poder tocar de nuevo piano en casa. Estudie 3 semestres en una escuela pero fue hace 15 años y debo recordar todo de nuevo. te felicito y envio un cordial saludo desde Mexico.

  • Emilio dice:

    «Las personas que tocan de oído son consideradas generalmente como poseedoras de un talento especial»

    Mentira.

    Todos tocamos de oído cuando empezamos a hacer música y nadie nos consideró poseedores de nada especial.
    Es lo normal que el niño que todavía no sabe leer empiece a sacar melodías de oído. Es como hablar, todos hablamos antes de saber leer. Hablamos de oído todos, en todas partes del mundo y cuando sabemos leer vamos enriqueciendo y mejorando nuestro habla. No tiene nada de especial.

    Quedarse en tocar de oído sin progresar nada más es la manera de ser un músico mediocre y lleno de carencias toda la vida, salvo en unos pocos casos contados de músicos que han superado esa carencia mediante muchísimas y muchísimas y muchísimas horas de práctica, hablo de decenas de miles de horas. Y esos músicos tampoco llegan nunca a tener la habilidad que tiene un músico con una buena formación. Conocí a Paco de Lucía en mi juventud, el mejor guitarrista “de oído” de todos los tiempo, y hasta estuve presente en varios ensayos suyos con otros músicos, y ni siquiera él era capaz de sacar de oído todo lo que escuchaba, sobre todo si eran trozos un poco largos. Lo que conseguía sacar tenía muchos errores y faltaban notas o conseguía sacar los 2/3 de un tema y el final se lo tenía que inventar. Él lo suplía con su enorme talento como improvisador y compositor, y le daba un toque personal que quedaba genial, pero NO era lo que le habían propuesto.

    Así que no hagan caso de ese consejo tan irresponsable y tan falso. Estudien. Practiquen mucho pero también estudien solfeo y armonía, sobre todo, o serán de esos que hacen música sin saber qué demonios están haciendo. Se dice que Mozart copió de oído el Miserere de Gregorio Allegri cuando tenía 13 años ya que el Papa de Roma había prohibido hacer copias de esa música, y el pequeño Mozart la oyó en un concierto en el Vaticano, la memorizó y al salir la escribió en partitura y así el mundo entero pudo conocer esa obra que la Iglesia había querido mantener privada. Pues bien, eso fue posible no sólo gracias al talento de Mozart y a que la pieza es muy repetitiva sino a su conocimiento de Armonía, Contrapunto y por supuesto solfeo, obvio. Y quién sabe si esa transcripción no tendría algún error también.

    Así que no crean en los mitos y leyendas. Los mejores músicos de la historia han practicado miles de horas su instrumentos, pero es que además han estudiado tal vez no miles pero sí cientos de horas de solfeo, Armonía, Contrapunto, Formas Muscales, etc. Si se quedan solo en la habilidad natural que TODO el mundo tiene en mayor o menor medida de tocar de oído se quedarán estancados.
    No me crean porque sí. Compruébenlo uds. mismos. Aprendan a leer música y estudien tan solo un curso de Armonía, por ejemplo, y vuelvan pasado ese tiempo a leer, analizar y tocar esas piezas que antes tocaban “de oído”. Verán que la entienden mucho mejor, que comprenden dónde quiso el autor poner el énfasis expresivo y sobre todo por qué, basado en qué estructura musical. Y verán también que les es mucho más sencillo empezar a improvisar sobre esa música porque entienden su estructura no solo de oído sino con la cabeza.

  • Emilio dice:

    Viendo cómo escribes supongo que debes de ser tan “mákina” en la música como escribiendo.
    Total, lo que decía antes: nadie que toque solo de oído llega a ser un músico con una calidad aceptable. Sólo unos pocos genios como Paco de Lucía o Duke Ellington lo logran, y hasta Ellington acabó estudiando música porque se dio cuenta que su ignorancia le estaba limitando un montón. Pero que nadie se engañe: ninguno de ustedes es Paco de Lucía, acéptenlo. Todos somos gente normal con capacidades normales. Genios hay uno entre un millón, y sería mucha casualidad que entre los que comentan en esta página hubiese uno de esos entre un millón. Si queremos llegar a un nivel decente, tenemos que practicar, practicar y practicar sabiendo leer, analizar, comprender eso que llaman “lenguaje musical”, por muy aburrido que sea. No existen los médicos “de oído”, que nunca han estudiado medicina pero “oyendo” a médicos hablar de medicina hayan aprendido, verdad? ¿Por qué desprecian la música tanto como para pensar que es algo que puede aprender a buen nivel cualquiera sin estudiar?

  • Emilio dice:

    Bueno, si eso es todo lo que quieres aprender a tocar entonces estoy de acuerdo en que el oído basta y sobra, aunque si supieras leer aprenderías las canciones más rápido porque no tendrías que ester poniendo la canción, parándola, repitiendo, volviendo a parar, etc, eso que hemos hecho todos cuando no sabíamos solfeo y que nos ha hecho perder cientos de horas, cuando con ponerte la página con la partitura delante del piano podías olvidarte de andar con el MP3 alante y atrás.
    Pero sí, para cancioncillas faciles no hace falta saber leer una partitura. Pero intentar sacar esto de oído puede ser un castigo y seguramente nunca lo lograrías sacar a la perfección o tardarías meses sólo en sacar las notas sin la referencia de la partitura, sobre todo la segunda aparición del tema, hacia el minuto 3:45, con todos esos acordes en las voces intermedias. No te digo ya encima aprendértela de memoria si no sabes escribir las notas y leerlas.
    https://www.youtube.com/watch?v=-7mntyrW3HU

  • Lucía dice:

    Dónde puedo encontrar canciones para tocar a oído en el piano?. Gracias. Bendiciones. Lucía.

  • >