Pianistas voluntarios tocan el piano a pacientes terminales

De nuestro corresponsal en USA

Desde la calle la gente puede ver el brillante vidrio que se extiende hacia el cielo y el gran letrero que anuncia al hospital AnMed, un Centro de Salud contra el Cáncer localizado en Anderson, Estados Unidos de América. Una vez adentro, vemos caminos que nos conducen a las oficinas de los médicos, las cuales no pueden ser vistas incluso desde la puerta de entrada.

Caminar por esas puertas puede ser intimidante, especialmente si el cáncer se ha expandido y el tratamiento es inseguro. En una esquina, cerca de algunas plantas, se encuentra un pequeño piano de cola negro. Está allí para hacer el ingreso al centro lo más tranquilizante posible.

pianistas voluntarios

Ningún músico conocido se sentará en este piano. Sólo pianistas voluntarios como Joshua Hawkins y Leigh Steadman interpretan allí, brindando una hora o más de su tiempo cada mes para tocar las canciones que conocen y algunas peticiones de aquellos que visitan el centro.

Usualmente, los pacientes oyen muchos himnos clásicos o canciones de jazz si se acercan cuando se encuentra tocando el Sr. Hawkins quien pretende generar en este hospital su propia versión del efecto Mozart. “Ha sido realmente como un ministerio para mí”, dijo el Sr. Hawkins. “Personas que se me acercan y me dicen que los he ayudado, es un verdadero ministerio pastoral para ellos y para mí. He sido capaz de animar sus espíritus a pesar de sus dificultades”. “Incluso algunos de los pacientes cantan con mi acompañamiento” dijo.

Kay Burns, la directora de la comunidad AnMed, dijo que fue ella quien sugirió añadir un piano al atrio principal del centro, luego de haber oído que otros hospitales hacían lo mismo. El programa comenzó en Anderson en el mes de febrero. Por lo general tocan alrededor de 10 músicos todos los meses. Aproximadamente de 15 a 16 voluntarios se encuentran en la lista de aquellos que pueden ser llamados para tocar. Se han ofrecido personas de todo el país, la mayoría de los cuales han sido pianistas de iglesias. Hasta ahora el esfuerzo se ha convertido en un gran éxito. Hemos tenido, dijo uno de los entrevistados, algunos pacientes que nos han dicho que escuchar el piano fue la mejor parte de su estadía en el centro contra el cáncer.

  • He tenido la oportunidad de ir a algunos centros comerciales donde se ejecuta música en vivo para piano y personalmente he sentido que mi estadía en el lugar fué verdaderamente placentera y tranquila, lo que me demuestra que para los que están enfermos la música tranquila de los grandes maestros es parte de una terapia de recuperación y/o de relajación total que ayuda a la recuperación del enfermo.

  • HERLINDA TREVIÑO ALVARADO dice:

    ME AGRADÓ LO POSITIVO DEL CONTENIDO PERO MAS, EL HECHO DE QUE LA MAYORÍA FUERAN PIANISTAS DE IGLESIAS, PORQUE ELLO INDICA QUE ES AHÍ DONDE SIGUE RESIDIENDO MAS LA SENSIBILIDAD POR EL COMPARTIR AL PRÓJIMO.

  • Beatriz dice:

    Me parece algo muy bueno el trabajo realizado en los hospitales, personalmente creo que la musica no solo acompaña y es placentera.
    Entra a nosotros y se conecta con lo mas profundo de cada ser, no importa la circunstancia que estes viviendo. Te permite disfrutar, te inunda el alma, por eso creo que para todos quienes tienen una dolencia fisica, psiquica es muy importante el contacto con la musica.
    A los pianistas voluntarios los felicito por la tarea que realizan, creo en ello y me encantaria participar de actividades asi, aqui en Argentina.
    Es conocer estas noticias.

  • Gisele dice:

    Me parece estupendo que realicen este tipo de cosas en lugares asi, que unan el arte con la medicina en cierta forma con parte de un tratamiento. Supongo que debe ser de gran ayuda para los enfermos y muy placentero para los pianistas. Realmente me encantaria formar parte de algo parecido.

  • >