Las Gnossiennes de Erik Satie

La palabra “gnossienne” describe varias piezas de la música de piano compuesta por Erik Satie que no encajan en ninguno de los estilos actuales de música clásica como un preludio para piano o una sonata. Satie solucionó fácilmente este dilema simplemente titulando a las piezas con una palabra completamente nueva e inventada, en este caso “gnossienne”. Aunque la etimología y la pronunciación de la palabra “gnossienne” inventada por Satie siguen siendo un misterio para muchos, lo que está claro es que sus seis gnossiennes son maravillosamente únicos e intrigantes. Acto seguido, la famosa pieza número 1.



La creación de los Gnossiennes

Satie compuso sus primeros tres gnossiennes alrededor del año 1890, sin tiempo para líneas de compaces (práctica a veces denominada “tiempo absoluto”) ni marcas de tempo tradicionales o incluso de notas musicales. Los resultados peculiares de Satie pueden ser leídos como una poesía musical ya que uno puede interpretar la pieza con muy pocas restricciones, puesto que sus marcas de tiempos fueron hechas con frases como “no dejes”, “suavemente, con intimidad” y “no estes orgulloso”. Los primeros gnossiennes (Nros.1 y 3) se publicaron en septiembre de 1893 en Le Fígaro musical Número 24, mientras que el Nº 2 fue publicado en Le Coeur el mes siguiente. Los tres gnossiennes restantes, Nros. 4-6, fueron compuestos en 1891, 1899 y 1897, respectivamente. Sin embargo, no fueron publicados hasta 1968.

Las cualidades musicales de los Gnossiennes
Los gnossiennes de Satie a veces son vistos como una continuación musical de su popular Trois Gymnopedies, aunque algunos musicólogos creen que se parecen mucho más a sus Sarabandas. De cualquier manera, es evidente que música como esta nunca fue compuesta antes, por lo que es fácil entender por qué se le dio este enigmático título a los mismos. Los sentimientos inherentes de la atemporalidad e infinidad de cada pieza proceden de los trabajos de la naturaleza cíclica ya que puedes dejar repitiéndose cada gnossienne y nunca distinguir claramente el comienzo y final si no fuese por la pausa generada por tu reproductor de CD generada entre cada tema. Al igual que Gymnopedies, Satie compone melodías solitarias con cadencias y fraseos apoyados por armonías y estructuras de acordes poco complejas y casi elementales, aunque utiliza mayormente tríadas y algunas inversiones.

  • Edgar dice:

    La musica de Erik satie me fasina mucho mientras tomo mi chocolate y escucho gnossienne

  • noemí dice:

    La música de Satie me encanta, es una especie de música clásica minimalista y creo que le gusta mucho a tantas personas que no son aficionadas a la música clásica. Tiene un estilo muy personal y transmite una paz y una calma misteriosa, desde mi punto de vista. A veces tristeza, otras… tranquilidad… Y ésta en particular es preciosa.
    También la Gymnopédie 1 para piano.

  • Una española dice:

    Interesante el artículo, pero no considero buena la interpretación que nos ofrece de la pieza de Satie: demasiada ‘bruma’

    Atención al articulista, posiblemente hispanoamericano: se escribe ‘compases’, no ‘compaces’. La lengua española distingue entre la ‘s’ y la ‘c’, si bien no lo hacen los hablantes de hispanoamérica.

  • Un Canario dice:

    Ey!! No solo los hispanoamericanos, los canarios y andaluces también las confunden y somos muy españoles

  • Roberto H. Medina dice:

    Me gusta lo que se dice aquí de las gnossiennes de Satie, su misterio, su caracter cíclico. Me gustaría aventurar aquí un posible significado de la palalbra gnossiene, cuya raíz vendría de la raíz latina gnos que significa conocimiento, gnosis hace referencia a un conocimiento interno. Acaso eso signifique. Un saludo cordial desde México. D. F.,

    Roberto

  • Nancy dice:

    Me gustó el artículo, me dio más información sobre Satie, creo es uno de los compositores de música clásica más escuchado, gracias a la Gymnopédie Núm. 1.
    En lo personal me encanta Satie, su estilo rompió con la forma de hacer música en los años que le tocó vivir.
    Por otra parte, me parece que la señora “española” es una racista al pensar que solo los hispanoamericanos tienen faltas ortográficas.
    Para terminar, reitero, el artículo me proporcionó buena información sobre Satie, y le agradezco al autor su tiempo y disposición para escribirlo y compartirlo.

  • Alejandro dice:

    Entiendo el comentario acerca de la ortografía pueda entenderse de racista, pero creo que se refería a que la gente que, como bien corrigió “Un Canario”, no está acostumbrada a pronunciar distinto la ‘c’ de la ‘s’ es mas propensa a escribir ambas de forma incorrecta. Soy español (andaluz) criado en Valencia, pero vivo hace 11 años en Chile.
    Bueno en todo caso, la idea era comentar acerca del artículo, lo encuentro super interesante, sobre todo lo de las anotaciones sobre las dinámicas del tiempo. La música envasada de hoy en día no se preocupa del riesgo a ser mal interpretada.

  • Una española dice:

    Contestando a UN CANARIO y a NANCY.

    En efecto los canarios y los andaluces pronuncian la ‘c’ y la ‘s’ igual pero existe una gran diferencia a este respecto, entre ellos y los hispanoamericanos: los españoles, pronuncien como pronuncien, SIEMPRE escriben la ‘c’ o la ‘s’, según corresponda ortográficamente, lo que no hacen muchos hispanoamericanos (sería impensable que un español escribiera ‘compaces’ en lugar de ‘compases’) El acento regional es siempre una cosa muy respetable pero no lo son los ‘golpes bajos’ a la ortografía, sobre todo si son debidos a un simple motivo de indiferencia.

    Y en cuanto al presunto racismo, nada tiene que ver con las razas el amor a una buena sintaxis y a una correcta ortografía, en cualquier lengua (particularmente. cada uno a la suya); simplemente se trata de un deseo de hacer bien las cosas, en lo que al lenguaje que se refiere, lo que no cuesta dinero y es muy deseable, si queremos que las lenguas se mantengan vivas y puras.

  • Andrés dice:

    Es sumamente gracioso el fin de este medio. Cualquiera que buscara sobre la correcta escritura de la palabra “compases” nunca imaginaria que el contenido se encuentra en un blog que habla sobre la nostálgica y triste manera de hacer musica de Erik Satie (o bueno, por lo menos es lo que a mi me transmite).

    Errores… todo mundo los comete y digo, hay maneras de señalarlos. ¿Por qué asegurar que quien escribio el artículo es hispanoamericano? Considero que dicho comentario sale sobrando en todo momento.

    Y bueno, sea quien haya sido el que escribiese, considero que su intención al escribir sobre Satie no era otra mas que informarnos sobre su musica por un lado, y por otro, no hacer patentes sus errores de ortografía.

    Andrés, Atte.
    México, D.F.

  • Una española dice:

    Contestando a ANDRÉS

    Por supuesto que la intención de quien escribió sobre Satie, en esta página, era informarnos sobre la música del mismo y, no, hacer patente los propios errores ortográficos, pero en cualquier caso no es lícito escribir incorrectamente como artículista en un medio público; y esto no creo que lo pueda rebatir nadie.

    En cuanto a la afirmación de que los hablantes de hispanoamérica no solo pronuncian como una ese tanto la ‘c’ como la ‘s’ (algo totalmente lícito como acento regional) sino que confunden ces por eses y viceversa al escribir, es algo que es conocido y no deja lugar a dudas. Un español podrá utilizar su acento regional con las ces y las eses pero JAMÁS escribirá ‘compaces’ por compases ni ‘colaborasión’ por colaboración. Esto es así desafortunadamente (hay que asumirlo) y es lo que me hace ASEGURAR que quien escribió este artículo era hispanoaméricano.

    ¡Seamos realistas!

  • Una española dice:

    En el comentario anterior se ha colado indebidamente un acento en la última palabra.

    Corrijo: ….era hispanoamericano.

  • […] palabra “gnossienne” describe varias piezas de una música de piano compuesta por Erik Satie, que no encaja en ninguno de los estilos existentes de la música clásica como un preludio de […]

  • Paolo Facó Romo-Leroux dice:

    Tratando de retomar el tema de Satie, su época, las influencias culturales que inundaban Francia (Tratando de imnovar y fusionar diferentes y novedosos estilos en practicamente todas las manifestaciones artísticas) por aquel entonces y una posible clasificación para encasillar a gnossienne. En mi modesta opinión se trata de una fuerte influencia moruna o arabesca. La gnossienne N 1 que comparte el editor denota en el bajo acordes con intervalo de 2da, este intervalo es muy raro enocontrarlo en nuestra música occidental, pero en cambio es de lo más normal en culturas como la Tunezina, Marroquí, Egipcia, Sudanesa, etc…
    Espero haber sumado en algo al conocimiento musical de mis colegas en la red. Se despide su amigo desde Guayaquil, Ecuador (indio hasta la médula y orgulloso de mi estirpe).
    Paolo

  • qkljgdnñdjhñlnbihn dice:

    Transcribo Articulo que escribiò C. Vallejo en 1926, sobre Erik Satie

    ‘…Eric Satie, que hace un año murió en Paris y a quien fui presentado por Vicente Huidobro en Montparnasse, fue durante toda su vida un hombre oscuro, pobre y sin gloria, no obstante ser-según frase de Henry Collet- el mas curioso, el mas desconcertante, el mas genial de los músicos franceses…’
    ‘…El mismo Debussy hizo suyas las ideas de Satie y decía: ‘He aquí el nuevo camino. Hasta Satie la música ha reposado sobre un principio falso: se daba demasiada importancia a la fórmula, al métier; se combinaba y se construía temas que querían expresar ideas. Se hacía así metafísica y no se hacía música, la cual debe ser registrada espontáneamente por la oreja, sin que haya necesidad de descubrir ideas abstractas en los meandros de un desarrollo complicado. Pero he aquí, al fin, el nuevo camino’. Y Debussy fue el primer discípulo de Satie. Debussy siguió sus orientaciones temáticas y técnicas. Desde el primer momento, el autor de ‘Pelléas y Mélisande’ le imita de manera conciente y deliberada y hasta en ese drama lírico, Debussy realiza la estética de Satie.’
    ‘…Mientras Debussy se yergue como el músico mas grande, aunque muy discutido, de Francia, Satie, con una copiosa producción ya bajo el brazo, se sume a la sazón en el silencio y la obscuridad. Por que –se preguntan ahora todos-ese hecho anormal? Se cree que Satie debió su fracaso circunstancial de entonces a su timidez. Además, Satie no había ganado el premio de Roma, que da la celebridad oficial, y había, en fin, cometido el mayor de los delitos contra la crítica y el gran público: el haber debutado, ay¡ con excesiva rebeldía y con obras poco propicias para seducir a los editores. Así se explica cómo, siendo Satie mas grande que Debussy, este , en cambio, mas accesible al público, le haya opacado.
    Pero la fuerza del genio es incontrastable. Después de un silencio de diez años, durante el cual Satie se dedica a un estudio profundo del contrapunto y a una severa disciplina de sus dones naturales, el 16 de enero de 1911, la Societé Musicale Indépendante organizaba un concierto en que se dan todas las obras del Maestro. Maurice Ravel tuvo entonces a honor revelarlas. Desde aquel concierto empezó la boga de Satie en París. Un destino favorable alienta su nueva producción. Las ediciones de sus obras se multiplican y traspasan las fronteras de Francia.
    Eric Satie se constituye luego en jefe de una Escuela Musical, dentro de la cual figuran los mejores músicos contemporáneos. Satie que inspirara y formara el debussysmo, se había renovado posteriormente una y cien veces, sobrepasando, a la postre, a la estética de Pelléas y Mélisande que él auspiciara. Esta nueva música satiana, instaurada sobre las ruinas del debussysmo, surgía paralelamente a la que Stravinsky fundaba a la sazón en su país, sobre las ruinas del impresionismo ruso.
    Eric Satie, a su muerte, dejó su nombre en el primer puesto de la música francesa contemporánea. Todo cuanto se hace hoy, por los mejores artistas, sellado está de su mano prepotente.
    El homenaje de los Ballets Rusos en el teatro Sarah Bernhardt viene a sumarse a una serie ya larga de homenajes póstumos a Satie. Homenajes de los mas altos músicos y escritores de vanguardia. Jean Cocteau ha dicho de ‘Parade’, que es, de punta a punta, una obra maestra de arquitectura. En cuanto a ‘Jack’, el otro ballet representado en el Sarah Bernhardt, está formado por una serie de danzas inspiradas sobre música inédita de Satie…se advierte las mismas bellezas de simplicidad y sugestión cómica de ‘Parade’. La música allí gesticula, hace barra, se muerde el codo, calla o ‘escupe por el colmillo y mea contra el viento’, como diría Percy Gibson. Por que sobre todo Satie es un humorista acabado. Hasta sus mismas obras serias, no son serias. El auditorio ríe siempre como en el circo. Salvo ‘Sócrates’, ante cuyos cantos griegos la serenidad llena el horizonte con sus aguas tranquilas y perfectas. Satie fratellinizaba en las noches, pero en el día, se sentaba a la diestra de los mármoles.
    Después de ‘La boite a joujoux’ de Debussy, sentí en el teatro la emoción de un arte brutalmente nuevo, pleno de sabor y de vida, de agilidad y de fuerza. Debussy no quiere expresar ideas, pero cae en la trampa de expresar ruidos.
    Satie no expresa esto ni aquello. Su arte es la vida misma, escueta, a priori, una cosa endiablada, es decir, la vida, En Satie se ve cómo la música llega a ser un arte tan alto y puro, libre e incondicionado, que deja ya de ser arte. Y quizás este es el gran camino: matar el arte a fuerza de libertarlo. Que nadie sea artista. Que el compositor o el poeta componga su música o escriba su poema, de un modo natural, como se come, como se duerme, como se sufre, como se goza. Donde está el sufridor-artista?, el gozador-artista? Quien duerme sueños impresionistas? Quien sufre sufrimientos románticos? Quien goza goces clásicos?
    Que el acto de emocionar sea un acto literalmente natural.
    Hacia allá iba Eric Satie.
    Y, como iba a comarcas tan altas, murió pobre, obscuro para multitudes, en su humilde y solitario cuarto, donde en lugar de alhajas y levitas, los hombres encontraron, a la cabecera del gran muerto, unas solfas mugrientas y gloriosas.

    C. Vallejo, 1926

  • Trinidad dice:

    Excelente artículo!! Necesito ayuda con los términos en francés para la interpretación de la obra Gnossienne no.1… espero puedan ayudarme!! Ellos son: Tres luisant, Du bout de la pensée, Postulez en vous-même y finalmente Sur la langue. Muchas, muchas gracias! Saludos desde la Patagonia Argentina!

  • María Ang´lica dice:

    Me fascinan las Gnossiennes
    Erik Satie es un regalo para mi espíritu.

  • federico dice:

    La señora española es tremendamente racista, como lo son muchos españoles incluso entre ellos. En España he visto como se intenta despreciar a los habitantes de Canarias llamándolos africanos (no decir “llamándoles”, ya que el leísmo es un feo error muy frecuente en España, donde “le” y “lo” se confunden insensiblemente).
    En fin, sus comentarios son desagradables, “jamás” y “siempre” son palabras que habría que usar con más humildad. ¡Qué pena tener que usar este espacio para una discución tan prosaica!

  • matias dice:

    Satie, Satie sin problemas domésticos de ces y eses, heces y sed. Escuchando los Himnos Sagrados de Gurdjieff interpretados por K. Jarrett, leo lo que escriben de Satie y me pregunto que tendrá que ver la palabra hispanoamericano y racismo en la discusión, porque soy Chileno y vivo en España hace 8 años y los errores son otros pero igual de graves o leves, otra cosa es pronunciar, el acento es distinto, como Satie a la música, que le puso otro acento.

  • YOHAN GERARDO dice:

    muy interesante el articulo erik satie me parece un muy ben compositor frances, con su gennossienes especialmente el #1 que es el que mas me gusta

  • Orlando Furioso dice:

    No habría de resultar muy extraño encontrar una discusión sobre la palabra “compases” en un blog sobre música; a mi entender la corrección era más que lícita y la deducción sobre la posibilidad del país desde donde se emitió, no pasa de opinión anecdótica. Pero no me parece tan justifiocado el énfasis que algunas personas han puesto sobre un calificativo añadido por ellos mismos (racista).
    Me pregunto sobre le verdadero sentido de esas susceptibilidades (o hasta complejos), si tanto españoles, como hispanoamericanos hacen un uso vivo del idioma con sus localismos, errores y cultismos, si se quieres.
    Se ve que las malas conciencias se desparraman inquisitoriales por la vida lúdica de las personas, quizás con el ánimo de menguar los placeres esclusivos de la música de Satie, por ejemplo.
    Existe una teoría de Wilhelm Reich que denomina “Plaga emocional”, según la cual, un colectivo humano indeterminado no acepta la felicidad espontánea de los demás y se inventa razones, a poder ser universales, para condenara esos atrevidos.
    Porque, racista, se refiere al lenguaje?. No lo entiendo.

  • Rafael dice:

    Excelentes los Gnossiennes y las Gymnopédies. Acabo de comprar el disco ayer y los he disfrutado ya en varias ocasiones. Maravillosas piezas para escuchar en el silencio de la soledad, con calma, sin ruidos, para disfrutarlos plenamente. Sin duda que Satie fue un innovador pero no reconocido del todo en su época, aunque no todas sus composiciones me gustan. Bravo por este blog para gente culta, que gusta de la buena música.

  • Saúl MEXICANO dice:

    Es totalmente desagradable ver cómo se expresa “Una Española” acerca de los hispanoamericanos. Como lo han dicho anteriores, los errores ortográficos se encuentran en todo el mundo. Y me parece que se jacta de cosas irreales al afirmar que sería impensable que un español cometiera algún tipo de falta de ortografía.

    Pero bueno. Aún así, el artículo fue dedicado a Erik Satie y nadie más.
    Me alegra que haya gente interesada en la ortografía pues día a día yo me corrigo y soy amante de la gramática española. Aún tengo 15 años, pero puedo analizar muy bien las situaciones.

    Erik Satie me parece un gran compositor de música mística que ha marcado hasta el día de hoy a mucha gente que no se deja llevar en las corrientes de música popular o simplemente más conocida. Su música conlleva a desarrollar el pensamiento de otra forma totalmente indescriptible. Me fascina interpretar su música mientras medito.

  • Q onda, sólo quería poner las indicaciones, no sé si estén bien pero fue lo mejor que pude hacer para traducirlas, espero que suenen coherentes.

    très luisant (Muy brillante)
    questionnez (Pregunta)
    du bout de la pensée (fin del pensamiento)
    postulez en vous-même (aplicar los propios)
    pas à pas (paso a paso)
    sur la langue (sobre el lenguaje)

    Espero que les sirvan de algo.

    Nos vemos!

  • Manuel dice:

    Me es inevitable participar en la discusión sobre la confusión de las “ces” y las “eses” escritas, lo que haré tratando de evitar generalizaciones: misión imposible. Señalar un error de ortografía y afirmar que es propio de hispanoamericanos no tiene nada que ver con el racismo. No hace falta recordar que los mejores escritores en lengua española son, mayoritariamente y desde hace tiempo, hispanoamericanos, o que es más correcto el español que se habla en la calle en Colombia, Argentina y otros países americanos que en España. Yo hablo con frecuencia con una nicaragüense y me fascinan su corrección, sus expresiones, su acento, sus modismos, sus tics verbales… Pero la confusión entre “ces” y “eses” escritas no se da en España y llamar racista a quien dice eso es una estupidez propia de acomplejados, como alguien ya ha señalado, o de resentidos. Y, para terminar, es la primera vez, en sesenta años, que oigo que en España llamen africanos a los canarios.
    En cuanto a lo musical, muy interesantes el artículo de César Vallejo (autor de “España, aparta de mi este cáliz”) y la opinión del ecuatoriano que advierte en la Gnosienne n. 1 una influencia “moruna o arabesca”: a mi siempre me ha sonado muy familiar esta Gnosienne, como si fuera española y no francesa, cosa no tan rara de entender si recordamos que el autor de “Sheherezade” no fue un músico bagdadí sino ruso de Nóvgorod. El misterio de esta Gnosienne me recuerda el que transmite la “Danza Oriental”, de Granados, que, curiosamente, siempre me ha sonado exótica.

  • Un vasco dice:

    Hace muchos años, trabajando en una emisora de radio en Bilbao, escuché una pieza que me llamó mucho la atención. Busqué el disco y ví que se trataba de ‘Gymnopedie nº 1’ de “un tal” Erik Satie. Era la primera vez que la oía. Yo venía del mundo del rock y mi cultura musical “clásica” era muy escasa. Pero ya nunca se me olvidó.

    Hace aproximadamente un año, oyendo música de la película ‘El velo pintado’ escuché un fragmento que me emocionó. Empecé a investigar y ví que toda la banda sonora estaba compuesta por Alexandre Desplat… toda, excepto, precísamente, la melodía que tanto me gustó… ¡Era de Satie: Gnossienne No.1!

    Muchas gracias, Erik.

    ——
    Otra cosa: Como dice Manuel, es muy probable que en muchos países iberoamericanos se hable mejor español que en la propia España. De crío me hacía gracia cuando oía en algunas series americanas ‘golpiza’, en lugar de ‘paliza’ hasta que mé di cuenta de que era un término mucho más apropiado para definir una pelea a puñetazos (con golpes, no con palos).

    Pero lo que dice ‘Una española’ es un hecho cierto y yo no he notado en su texto ninguna animosidad ni desprecio hacia los pueblos americanos. Así que quien le tacha de racista creo que debería tranquilizarse y ver si no es él/ella quien realmente demuestra esa actitud.

    Un abrazo.

  • V.Wiggin dice:

    Increíble información , es un placer conocer todo lo que aquí se escribe sobre Satie.

    Respecto al debate abierto, creo que por lo general muchas personas con cultura hispanoamericana se sienten incómodas o agredidas por el trato y las formas del lenguaje Español, en cuanto al uso que de él se hace en España. Me ocurre que en gran número de ocasiones me han apuntado que somos muy duros hablando o muy directos. Creo que ese es el problema que aparece aquí. A mi entender Una Española ha sido crítica, y lo ha sido valorando este blog como un medio semejante a una revista o libro y no a los blogs u otras publicaciones que podemos ver por la red (repletos de vergüenzas literarias), y su crítica en ese sentido ha sido lógica, también ha expresado una suposición muy lícita.

    Creo que estamos llegando a un punto en el que no se puede hablar con claridad sin que aparezca un susceptible que coarte la libertad de expresión e insulte. En los colegios en la política, entre hispanos, con una persona de “Color”. Me recuerda a la posición del feminismo extremo.

    El articulista ha cometido una falta ortográfica, eso es así .

    Una Española ha expresado una opinión sobre el por qué de la falta ortográfica, y l o ha hecho de una for argumentada ma muy bien, y eso es objetivo.

    A partir de ahí la palabra “Racista” y otros comentarios, creo que han estado totalmente fuera de lugar.

    Como dice un amigo negro, nosotros somos los más racistas, los que acusamos.

    ….

    Que opinaría Satie como Artista y buen Francés?… me lo puedo imaginar.

  • mauricio dice:

    Una Española escribió ‘artículista’.Siendo este un error, podría decir que es hispanoamericana, ya que son ellos los que se equivocan. Me parece totalmente absurdo decir que los españoles no cometen tales errores por una cuestión de acento regional. He hablado con españolas y han cometido errores de mayor importancia. Pero jamás atribuiría estos errores a los españoles por el sólo hecho de ser españoles. Muchísimas personas cometen faltas, errores y horrores de ortografía. Creo que es bueno resaltarlos, pero no creo correcto afirmar, que su causa está íntimamente ligada a la región en que residen quienes los cometen.
    Pd: Herrar es Umano

  • Isa dice:

    Qué grande Satie, crear un sentido de la música y del arte natural, espontáneo, libre, puro, sin más límites que su sentir interior.

    Imaginemos por un instante a Satie discutiendo un tema tan superfluo como la libre pronunciación o escritura de una palabra dentro de una misma lengua, que inferior posición ante la supremacía del Arte pura y libre.

  • Libertad dice:

    Por casualidad supe quien es el compositor tan hermosa.

  • M.I. Edgar Medellín dice:

    Considero a Satie un compositor “extrañamente fascinante” por varias razones como se describen en sus opiniones de este foro…

    No diría que todos los franceses son “extrañamente fascinantes” a menos que tuviera suficientes prejuicios sobre ellos y he viajado poco a ese país, lo cual además me haría de opinión racialmente ortodoxa. Tampoco diría que es conocido que los músicos de tal país son poco ortodoxos como él en su tiempo y lugar.

    Soy profesor de ciencias de la ingeniería en una Universidad en México, conozco de “las trincheras” a mis alumnos desde que egresan de la educación básica aquí en mi pais (primaria y secundaria), y al llegar a preparatoria y Universidad tienen significativos “huecos” en su formación sociocultural y evidentemente en su expresión oral y escrita. Yo mismo cuido constantemente mi forma de dirigirme y expresarme profesionalmente como Ingeniero; sin embargo no considero etico, ni una virtud de nadie, expresar prejuicios sin evidencia objetiva. Definitivamente LA SEÑORA ESPAÑOLA, tiene razon al comentar que existe una falta ortográfica, pero el resto de su comentario me parece inadecuado pues no tiene, como dicen en mi país vulgarmente “LOS PELOS DE LA BURRA EN LA MANO” je,je,je. Saludos a todos, en especial a ella y espero no ofender a nadie.

    Edgar

  • Florencia dice:

    Conocí a Erik Satie gracias a Coldplay, ya que en el recital que dieron en el estadio de River Plate (Argentina) Chris Martin tocó en un solo de piano Gnossiene N° 1 luego de interpretar “Politik” y me fascinó profundamente. Me tomó un poco de tiempo encontrar quien era el autor de tan maravillosa pieza.
    Bueno, era solo eso, mi humilde comentario.
    Saludos a todos 🙂

  • Magdalena dice:

    Quiero tocar esta musica!
    Conocen donde puedo obtener las partituras?

  • Ridemarbo dice:

    Hola, amantes de la música y de la compleja lengua castellana.
    Quisiera yo comentarles que las Gnossiennes de Satie las conozco desde que era yo muy pequeño, y, a pesar de mi perpetua curiosidad, nunca me di la oportunidad de investigar quien era el autor de dichas piezas, las cuales, por cierto, forjaron en mí, desde mi muy temprana edad, ese sentimiento, mezcla de melancolía y enigma, que yo considero necesario para lograr ser un verdadero amante del arte, un esteta.
    Vine a conocer su nombre (Eric Satie) no hace más de tres años, y esto sucedió precisamente viendo una película ibérica en la cual sonó, algunas dos veces, la majestuosa Gnossienne no. 1; lógicamente fui transportado automáticamente a mi infancia y hasta ese momento, finalmente, llené ese hueco con información. No recuerdo el nombre de la película, de hecho era algo lenta y aburrida.
    Y llegando a la anécdota de la peli española, me gustaría intervenir en la discusión de las ‘eses’ y las ‘ces’
    Me gustaría reconocer los comentarios, más que acertados, por parte de los individuos que validan el señalamiento de la señora “Española” acerca de la falta de diferenciación entre ‘c’ y ‘s’ en América Latina, remarcar también el comentario aplastantemente sutil del señor Wiggin, comentario que acusa de racista al primero que utiliza dicha palabra, sobre todo en cuestiones en las que nada tiene que ver la raza.
    Remarcar el hecho, también arriba comentado, de que la lengua española gana terreno en el mundo, y cabe hacer énfasis al mundo de la literatura, gracias a escritores y letrados mayoritariamente latinoamericanos, y cualquiera que haya leído un original J. Rulfo, García Marquez, etc, por decir algo, esta seguramente de acuerdo que dicho terreno ganado es benemérito.

    Entonces, aquí vale que los ciudadanos de la península ibérica renuncien a su cándida ideología de ser los propietarios de una lengua que en los últimos quinientos años ha cavado inextricables abismos de complejidad, y esto se ha logrado gracias a las aportaciones de cada uno de los elementos geográficos que componen al mundo hispano.
    Lo que desde mi punto de vista de individuo objetivo es indiscutible, sea esto a favor de la Gran España, es esa admirable preocupación por cuidar la que “vosotros” creéis ‘vuestra’ lengua, y, por supuesto, la innegable diferenciación de ‘S’ ‘C’ y ‘Z’ que hace del español ibérico una bella melodía; sin embargo, el español de América por ningún motivo debería ser criticado y mucho menos menospreciado, ya que éste no nada mas es la profusión de modismos y acentos que encuentra uno de México hasta la patagonia, el español de América es también la segunda lengua del país mas poderoso del mundo.

    Así que mas vale ir respetando y por ningún motivo creer en los estúpidos clichés y andar por eso menospreciando.
    Con el objetivo de acercaros Españoles un poquitito de una virtud muy poco apreciada por el mundo desarrollado, y que sin embargo, a mi punto de vista, es una de las más bellas virtudes desde diferentes perspectivas, a saber la “humildad”, virtud que por cierto abunda en la hermosa América Latina, pues me permito recalcar, ya para terminar, que vosotros Españoles deberíais poner más atención a vuestro estridente y chocante leísmo.

  • Una Andaluza dice:

    perdona canario?? qe yo sepa el “andaluz” no se escribe, y creo que el “canario” tampoco.. cambiar la “s” por la “c” o viceversa es de muy mal gusto

  • erfvewvr dice:

    me encanta Satie, y con el artículo de Vallejo he podido averiguar más cosas, gracias, no tenía ni idea de que Debussy era dicípulo de Satie, lo que si sabía es que el compositor tenía muy buen sentido del humor, y que escribía esas indicaciones, que me parecen más precisas que un simple “allegro” o “moderato”, afianzan más el sentimiento que se debe “elegir” para tocar el fragmento.

  • pattogatto dice:

    Les recomiendo a PASCAL ROGÉ, creo que es el mejor interprete de Satie en la actualidad. El 20 de agosto se presentará en Bogotá.

    Por lo demás, es vergonzoso ver tantos horrores de ortografia hoy en día en gente “estudiada”, creo que la educación ha bajado mucho de calidad, estoy segura de que ya no hay exigencia en la educación elemental como se hacía antaño….y no solo sucede con el español, tambien lo he visto con el inglés por ejemplo.

  • Ridemarbo dice:

    Una andaluza quejándose por la ausencia de diferenciación entre la pronunciación de una ‘c’ y de una ‘s’ es como un chino criticando los ojos rasgados de un vietnamita.

  • Kengy dice:

    Realmente “compases” aqui y en cualquier lugar donde se hable español se escribe “compases”. Se nota que esta persona no sabe nada de ortografía, todos los hispanohablentes que usan correctamente la lengua española escriben “”””COMPASES””””. Me temo que lo del artículo es un error de dedo. En cuanto a la señora española esta……. mejor que se dedique a leer y a calificar al artículo por su contenido, no por sus errores estéticos . Me gustó mucho el artículo!!!!!!!

  • Javier dice:

    Si el interés que se comparte aquí, es la curiosidad de la música (en este caso E. Satie) resulta verdaderamente absurdo estar criticando los fallos ortográficos de cada uno… esto es como tocar el piano o hablar, cometes errores! pero continuas…escribir breves y rapidos textos internautas es lo que tiene.

    Yo, ahora estoy interpretantando música de Satie (una gnossienne), y lo tengo totalmente automatizado, y es impresionante sentir como y a donde me transporta su música

  • […] Pianored Tags: Gnossienne, piano, satie, solo Compartir Artículo anterior […]

  • rachel dice:

    UNA SEÑORA ESPAÑOLA: debería Vd. de sacarse el SEÑORA del nick; es una total y absoluta maleducada. Lo dice una española avergonzada de la soberbia de algunos compatriotas.Saludos, o caludos o zaludos o como sea! para todos! Y viva Satie! claro!!!

  • Isaac dice:

    Es lamentable que la gran mayoría de los comentarios se enfrasquen en un debate estéril y sin sentido, dejando del lado el tema central del post.
    Encontre este topico buscando a los mejores interpretes de la obra de Satie, y en vez de eso me encuentro con un montón de personas que están mas preocupadas por gana una discusión sin relación con el tema central de la publicación.
    Me temo que las personas que están mas enfocadas en corregir y descalificar a los demás, en vez de aportar de manera positiva no son mas que apocalípticos intolerantes en términos de Eco, que tornan mas difícil los acercamientos a la cultura, vigorizando los estigmas clasistas que tanto daño le hacen a la buena y correcta educación que tanto defienden.
    Lamentable en serio…

  • >