Aprender piano en edad preescolar potencia la capacidad de aprendizaje

Numerosos estudios, muchos de los cuales se hicieron públicos bajo el título de “Efecto Mozart“, indican que aprender a tocar el piano durante el preescolar prepara al niño para un posterior éxito académico. En función de estos estudios, en los Estados Unidos y en otros países, se ha desarrollado el programa llamado “Piano para Preescolares” para que los propios padres enseñen a sus hijos a tocar el piano.

Desarrollado por Angie Crellin, madre de dos niños que ha estudiado piano por más de 30 años, “Piano para Preescolares” utiliza notas coloreadas impresas en una partitura musical para enseñar canciones típicas de la edad, como por ejemplo “Brilla, brilla, pequeña estrella”. Cada color corresponde a una franja de color situada detrás de la tecla del piano y guía al niño a la tecla correcta para cada nota.

Niño tocando el piano

A Crellin le surgió el concepto de “Piano para Preescolares” cuando su hijo, un niño en edad preescolar de aquella época, expresó interés por tocar el piano. La hija de Crellin había hecho lo mismo varios años antes, pero ella había perdido el interés rápidamente una vez que Crellin introdujo los populares libros de inicio en el piano a sus lecciones. Al no querer que le sucediera lo mismo con su hijo, Crellin decidió crear un programa que fuera divertido para los chicos y fácil de enseñar para los padres. Luego de cientos de horas de posterior investigación, ella tuvo “Piano para Preescolares.”

“Los resultados fueron increíbles,” dijo Crellin. “Mi hijo dusfrutó de tocar canciones reales que él reconocía y no podía esperar a seguir aprendiendo nuevas canciones. Pero lo verdaderamente impresionante fue que mi hijo de preescolar comenzó a ayudarle a mi hija (que estaba en segundo grado) con su tarea de matemáticas.”

Los resultados de Crellin se comparan con obtenidos por el Dr. Frances Rauscher de la Universidad de Wisconsin y por el Dr. Gordon Shaw de la Universidad de California. Los investigadores que habían estudiado por bastante tiempo la conección entre la música y las matemáticas, compararon los efectos del entrenamiento musical y no musical en el desarrollo intelectual de los niños preescolares. Ellos descubrieron que en los niños que recibían entrenamiento pianístico los resultados de los tests medidores de la habilidad espacio-temporal, eran un 34% mayor que los de los niños que no recibían dicho entrenamiento. Aquellos quienes recibían entrenamiento pianístico podían pensar en imágenes y ver las imágenes moviéndose o cambiar de forma durante un periodo considerable de tiempo—una habilidad crucial para un posterior éxito en matemáticas, ciencias e ingeniería.

Muchacho al piano

Pero a los estudiantes de este programa no les importa todo eso. La mayoría sólo se divierten tocando para las embelesadas audiencias de padres y abuelos. “Este programa -siguen comentándonos sus creadores- realmente parece estar estimulando la autoconfianza en los niños”. “La experiencia nos indica que los niños practica diariamente el piano sin que sean necesario que sus padres se los recuerden. Y esa es la clave. Ningún niño de cuatro años permanecerá motivado a aprender si no se divierte haciéndolo.”