Entradas recientes de nuestro Blog:

Entradas recientes de nuestro Foro:

Felix Mendelssohn
Claude Debussy
Robert Schumann
Maurice Ravel
Vladimir Horowitz
Sergei Rachmaninoff
Franz Schubert

Cristoph Gluck: un maestro de la ópera

 
 

Nació el 2 de Julio de 1714 en Erasbach, Alemania, Cristoph Eillibald Gluck fue un músico destacado. En 1732 fue a estudiar a la Universidad de Praga. Luego amparado por el Príncipe Lobkowitz viajó a Viena para convertirse en músico. Su primer ópera, Artaserse fue puesta en escena en Milán en el año 1741 y tuvo un éxito inminente.

En 1750 se casó con Maria Anna Bergin, quien era hija de un rico comerciante vienés. Esta alianza le aseguró una posición favorable en la corte imperial de Viena, y en 1754 la empresa australiana Maria Teresa lo nombró el Kapelmeister del teatro de la corte vienesa. Permaneció en el cargo hasta 1773 cuando se mudó a París –un centro de cultura con mayor influencia.

Gluck fue una de las grandes figuras reformistas dentro de la gran historia de la ópera. Cuando ingresó al mundo de los escenarios en 1740 –el último período de la música barroca– la ópera estaba reprimida por diferentes convenciones. Por ejemplo, las arias para los cantantes debían ser escritas y presentadas según ciertas pautas impuestas por dichas convenciones. Trabajando principalmente en Viena, Londres y París, Gluck buscó abolir dichas restricciones. Más que, simplemente componer óperas con el fin de destacar a los cantantes, él buscaba resaltar calidad y el flujo natural de las misma. Esta característica se evidencia en la introducción de su ópera Alceste.

Gluck

Cristoph empleó los mismos argumentos y escenarios que la mayoría de sus colegas, tomados principalmente de la mitología griega y la historia antigua, pero a diferencia de éstos les añadía un nuevo espíritu dramático mucho más honesto y realista. De este modo, su metodología y su nueva visión de la ópera ejercieron una gran influencia en el futuro de la misma, desde su joven contemporáneo Mozart, hasta la ópera del siglo XIX. Dos de las piezas de música más admiradas que Gluck escribió son el aria “What shall I do without Euridice?" (¿Qué haré sin Euridice?) y el episodio de baile lento “The dance of the Blessed Spirits” (La danza de los espíritus benditos), ambas piezas tomadas de su ópera Orfeo ed Euridice. Sus siguientes melodías escritas sin prisa alguna, caracterizan su estilo. Gluck podía componer rápidamente excelentes melodías cuando se le requería, pero una cualidad sublime y profundamente expresiva es la particularidad de este master de la ópera del siglo XVIII. Gluck murió en Viena el 15 de Noviembre de 1787, a los 73 años de edad.

Algunas partituras de este autor se pueden encontrar aquí.

(c) 2000-2012 Pianored.com - Todos los derechos reservados
Términos y condiciones de uso